viernes, 22 de octubre de 2010

Otavalo Ecuador a Pasto Colombia

17 de Octubre de 2010

Otavalo es una ciudad ubicada en la provincia de Imbabura, es conocida como Valle del Amanecer por sus paisajes llenos de lagunas, valles y volcanes. Es una ciudad muy turística, hay bastantes artesanías y es en la Plaza de los Ponchos donde se tranzan.

Las calles tienen focos de luz adornados por figuras en vidrio, hay colibrís, choclos, iglesias. En la noche es un espectáculo. Lo que más nos llamó la atención son los otavaleños, ellos mantienen sus vestimentas y tradiciones, las mujeres andan con faldas negras largas y blusas bordadas, usan unos collares dorados bien ajustados al cuello. Los hombres andan con el pelo largo tomado por un moño o por una trenza, usan ponchos oscuros, pantalones y camisas blancas. Ambos usan unas alpargatas, negras las mujeres y blancas los hombres.

Las mujeres jóvenes andan con sus vestimentas tradicionales y los hombres jóvenes andan con ropa normal, pero igual con su pelo largo. Nos contaron que como el uso del pelo largo en los hombres es una tradición de su pueblo, en los colegios o trabajos les permiten andar así.

En la noche vimos que los jóvenes otavaleños andan dando vueltas por todo el pueblo en las tremendas camionetas y con la música lo más fuerte que se pueda.

Sin duda Otavalo es un lugar que vale la pena conocer, tanto por sus paisajes, cultura y por la gente que vive allí.

Salimos de Otavalo, nuestro objetivo era atravesar la frontera hacia Colombia. Aprovechamos de cargar combustible porque en Ecuador es más barato que el país a donde nos dirigimos.

Llegamos a la frontera,con varios sentimientos, de nostalgia por el país que dajamos, tantas experiencias, tantos amigos que seguiran presentes en nuestro viaje. Y también íbamos ansiosos, es un cambio de país no sabemos con qué nos vamos a topar. Qué nos van a pedir, cómo serán los policías, y varias preguntas más… hicimos los trámites en las respectivas fronteras. No tuvimos ningún problema, en la frontera de Colombia ni nos revisaron, y pudimos pasar los bidones con petróleo que llevamos.

Ingresamos al Colombia!!!!! El primer paisaje no cambia mucho del ecuatoriano. Bastante cerros, valles y uno que otro río.

Vemos cruzar por la frontera varios autos cargaditos de huevos, comidas, copetes, al parecer les conviene ir a comprar al Ecuador.

Nuestro primer encuentro cercano con el peso colombiano fue en un peaje, sólo teníamos dólares, y los tuvimos que cambiar en el mismo peaje a un señor que iba en una micro. El peso colombiano esta bastante devaluado, 1 colombiano son 0,28 pesos chilenos.

En el camino vemos hartas Renoletas, parece que acá son los autos regalones. Además hay carteles que dicen “Ya no queremos más estrellas en la vía”, que son una campaña para que no hayan más accidentes automovilísticos.

A unos cuantos kilómetros antes de llegar a Pasto nos encontramos con el primer reten de militares, son varios milicos y todos armados con las tremendas metralletas. Pero nos dicen que es algo habitual en las carreteras que después nos vamos a acostumbrar.

Llegamos a Pasto y nos comunicamos con Mónica y Harold, la pareja que nos recibiría en esa ciudad. Nos indican donde encontrarnos y para allá partimos.

En el camino vemos a muchas motos y todos usan casco, cosa que no habíamos visto en ninguno de los otros países que habíamos visitado. Además los cascos tienen el número de patente en grande.

Llegamos a casa de los chiquillos que nos reciben con mucho cariño, está la pareja, su hijo Juan Manuel y Buyka, la perrita que está en labores de parto.

Besos

Andrea y Pablo






































No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada